Cada vez escuchamos más hablar sobre la figura del traductor jurado o traductor oficial, sobre todo cuando tienes la necesidad de traducir un documento oficial de otro idioma. Sin embargo, existen muchas dudas sobre cómo es y en qué consiste el trabajo de un traductor jurado. Sobre todo qué tipo de tareas realizan, para qué documentos están facultados y las diferencias entre traductores jurados y simplemente traductores. En este post os explicaremos todo lo que necesitáis saber sobre qué es un traductor jurado, qué es lo que hace y cuánto cuesta en España.

Antes de comenzar debemos definir primero qué es una traducción jurada. Se trata de la traducción de cualquier documento, cuando esta es realizada por un traductor previamente reconocido por un organismo oficial del país. En el caso de España, es el Ministerio de Asuntos Exteriores o equivalentes. Actualmente, denominado Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación.

 

¿Qué es un traductor jurado en España?

 

Un traductor oficial jurado en España es aquel especialista en traducciones acreditado por el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación para dar validez legal a la traducción de cualquier documento de otro idioma. La firma y el sello de los traductores jurados oficiales, autentifica el contenido de cualquier traducción como fiel y completa.

Normalmente se trata de una documentación oficial que debe ser traducida para presentarse en organismos oficiales. Esto provoca que una simple traducción no sea legal o no tenga validez, si no que debe realizarse de forma jurada por un traductor habilitado por alguna institución oficial, como en este caso el Ministerio de Asuntos Exteriores mencionado.

Firma y Sello de Traductores Jurado

A la hora de saber si estás contratando los servicios de un traductor jurado o no, lo que debes hacer es comprobar que este cuenta con la certificación oficial del Ministerio. De hecho, en la propia web del Ministerio podrás consultar un listado oficial con los traductores acreditados. Además, podrás comprobar los traductores por los idiomas que traduce cada uno de ellos.

No todos los traductores pueden hacerse cargo de una traducción jurada, sólo deben realizar los traductores jurados. Los requisitos para ser traductor oficial son diferentes en función del país donde se necesiten los documentos a traducir. En el caso de España y para el idioma castellano, el traductor jurado debe disponer de un título oficial que es otorgado por el Ministerio de Asuntos Exteriores como ya hemos mencionado. Este título reconoce que dicho profesional está legalmente capacitado para realizar traducciones de un idioma extranjero concreto al castellano y viceversa.

 

¿Qué es lo que hace un traductor jurado?

 

Como comentamos, un traductor jurado es el encargado de realizar la traducción oficial jurada de cualquier tipo de documento oficial, ya sea en papel o digital, que proviene de otro país, o al menos está escrito en otro idioma, y debe ser traducido al idioma del país de destino, en este caso obviamente España. El traductor jurado actúa por tanto como un notario, al dar fe pública de que el contenido del documento ha sido traducido correctamente y al completo.

Este tipo de traducción se puede utilizar para avalar la información traducida puesto que el traductor jurado asume la responsabilidad de la traducción con su firma y su sello reconocidos. En su trabajo, el traductor jurado da fe de que los contenidos del documento original se han trasladado fiel e íntegramente a otro idioma y así lo certifica legalmente con su firma y sello. De hecho, el traductor debe adjuntar una copia del documento traducido con la fecha de traducción y su sello, en cada una de las hojas del mismo.

 

Otras cuestiones a tener en cuenta

 

El traductor jurado debe conocer y cumplir con todas las certificaciones oficiales del Ministerio en cuanto a la normativas sobre traducciones juradas. Además debe guardar la confidencialidad de los documentos traducidos y su contenido, cumpliendo también todos los requisitos legales de la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD).

Es importante incidir en que el traductor debe realizar una traducción fiel y completa del contenido original. Es decir, no puede añadir ni omitir contenido. Ni por supuesto, realizar un resumen del texto, aunque existan repeticiones y el contenido sea muy extenso. En caso de encontrarse con que el cliente ha realizado añadidos al texto, como frases escritas a mano, debe también traducirlo, pero dejando claro de que se trata de contenido manuscrito.

Qué hacen y no hacen los traductores jurados

Para ello, además, el traductor que firme la traducción jurada debe poseer conocimientos teóricos y prácticos sobre la temática del documento. Y así tendrá las facultades suficientes para comprender y saber interpretar todos y cada uno de los puntos que contenga el documento a traducir.

Por último, es importante también dejar claro que un traductor jurado oficial no legaliza ni compulsa documentos. Estas tareas deben realizarlas funcionarios públicos o notarios, según cada caso concreto.

 

Diferencias entre traductor jurado, intérprete jurado y traducción jurada

 

En ocasiones los términos traductor jurado e intérprete jurado se confunden y muchas personas no tienen claro la diferencia entre ambos.

Como hemos visto antes un traductor jurado es aquella persona que puede certificar la traducción por escrito de un idioma a otro. Es decir, un traductor jurado de español a inglés, sólo puede certificar las traducciones juradas realizadas desde el idioma español al inglés y viceversa.

Por otro lado el intérprete jurado es aquella persona que tiene poder y da veracidad de lo que traduce verbalmente de un idioma a otro. La diferencia con el traductor jurado es que el intérprete hace una traducción verbal y no escrita.

La traducción jurada es aquella que se realiza sobre documentos oficiales y necesita de un traductor profesional específicamente titulado, es decir, un traductor jurado. Si optas por otro tipo de traductor, el documento en cuestión no tendrá ninguna validez jurídica.

Si todavía tienes dudas puedes leer este artículo donde explicamos te explicamos todas las diferencias.

 

Documentos en los que es imprescindible contar con un traductor jurado

 

Podríamos decir que en general los traductores jurados son necesarios en la traducción de cualquier tipo de documento que necesite una validación y una garantía oficial de su contenido. La necesidad de este tipo de traducciones juradas viene provocada por exigencia de organismos oficiales como un juzgado, ministerio, consulado, institución académica…

Es habitual la necesidad de traducción jurídica urgente y oficial para documentos personales de otros países como permisos de residencia, poderes, documentos de testamentos, matrimonios, etc. Y también para documentos empresariales, como contratos internacionales, documentos legales de una compañía extranjera… Estos son algunos de los casos más habituales:

  • Acuerdos empresariales entre compañías
  • Contratos empresariales
  • Estatutos, cuentas anuales y demás documentos empresariales
  • Certificados académicos
  • Certificado de antecedentes penales
  • Certificado de matrimonio
  • Libro de familia
  • Certificado de nacimiento
  • Certificado de soltería
  • Acta o Certificado de defunción
  • Poderes y certificados notariales
  • Testamentos
  • Y muchos más…

 

La importancia de usar un traductor jurado en la traducción de un contrato internacional

 

Un traductor jurado te resultará de gran utilidad a la hora de formalizar un contrato en otro idioma. No tendrás más que hacerle llegar una copia del original en tu lengua materna. En todo caso, este trabajo ha de ser realizado por un profesional dotado con los conocimientos y las acreditaciones necesarias para que el documento tenga un carácter oficial.

Un traductor jurado da validez al contrato ante las autoridades jurídicas de cada país. Su trabajo es garantía de autenticidad, ya que está acreditado para estas labores. De este modo ahorrarás tiempo, esfuerzo y dinero. También evitará la ambigüedad del propio contrato, algo posible gracias al dominio de la terminología y fraseología propia del idioma al que necesitas adaptar la traducción.

En definitiva, un traductor jurado es un profesional fundamental para llevar a cabo negocios en el extranjero. Gracias a su labor no tendrás problemas para entender cualquier contrato, y lograrás validarlo fácilmente ante las autoridades de cada país. Y es que en este campo, como en otros muchos, lo barato puede salir caro.

 

imagen de un contrato para ser traducido

 

 

Claves para elegir a un buen traductor jurado

 

Los traductores jurados no son funcionarios públicos pero sí cuentan con una certificación oficial que debes comprobar antes de contratarlos. De hecho, puedes consultar la lista oficial en la web del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación español. Ten en cuenta que esa validez se concede por idiomas: fíjate, en cada caso, en qué lenguas traducen oficialmente y cuáles son sus datos de contacto.

 

Elegir a un traductor jurado

 

Para elegir a un buen traductor jurado no solo debes fijarte que lo sea para los idiomas en los que vas a traducir los documentos sino que también domine el ámbito de la traducción. Debes saber que no hay una titulación universitaria concreta para ejercer de traductor jurado. Lo más habitual cuando exijas este título será encontrar uno en filología, traducción e interpretación o similar, pero también puede ser interesante una titulación en derecho, por ejemplo. Por ejemplo, si voy a traducir un contrato entre empresas del francés al español, no solo buscaré un traductor jurado en estas lenguas sino que buscaré que además sea experto en derecho mercantil.

 

Ventajas de contar con un traductor jurado en tu localidad

 

Otras de las claves a nuestro entender para contratar un buen traductor jurado es que el traductor se encuentre lo más cerca de ti posible. Para la realización de una traducción jurada, no es necesario que el traductor jurado esté en tu ciudad. Sin embargo, lo más recomendable es que el traductor jurado que vaya a realizar la traducción esté lo más cerca posible. Debido a dos cuestiones principalmente: tiempo y dinero.

Con el tiempo, nos referimos a que normalmente las traducciones juradas tienen que presentarse los originales con el sello del traductor jurado. Por eso cuanto más cerca esté de tu ciudad el traductor jurado, menos tardarán en llegar los documentos traducidos por el traductor jurado hasta la dirección que nos indiques. Y en cuanto al dinero, nos referimos a los costes de envío ya que suelen ser más caros los envíos de las traducciones juradas cuanto mayor es la distancia que deben recorrer para ser entregadas.

 

 

En itraductores podemos ayudarte a encontrar el traductor jurado me mejor se adapte a tus necesidades. Contamos con traductores jurados por toda España.

 

Requisitos indispensables que ha de reunir buen traductor jurado

 

En primer lugar, debes exigirle el título correspondiente del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación. Igualmente, es esencial que recuerdes que la traducción jurada es la que se lleva a cabo con documentos oficiales, legales y jurídicos, por lo que resulta imprescindible conocer cuál es la experiencia profesional de la persona que contrates, y que debe incluir lo siguiente:

– Un amplio conocimiento de los sistemas legislativos de las lenguas de origen y destino.

– El dominio de la terminología legal en ambas lenguas, para evitar confusiones que alteren el significado final del texto.

– Tener la capacidad de amoldarse a la intención de la traducción que va a realizar.

– Ser capaz de respetar, de forma literal, el estilo del documento original evitando las interferencias, la autocensura y las contaminaciones lingüísticas.

– Mantener el secreto profesional.

– Una adaptabilidad total a los plazos de entrega.

– La personalización total de su servicio.

 

¿Cuánto cuesta un traductor oficial jurado?

 

Lo normal es que las tarifas de una traducción jurada venga establecida por el número de páginas o la cantidad de contenido del documento a traducir. Habitualmente se establece una tarifa base por parte del traductor jurado, para los documentos más habituales que suelen traducir. Estos normalmente son menos extensos, con una o dos hojas. Pueden ser certificados académicos, documentos personales (nacimientos, matrimonios, defunciones…). La tarifa para estos documentos suele ser inferior a los 100€.

En caso de contratos, cuentas anuales, acuerdos empresariales y este tipo de documentos más especiales y extensos, el precio del traductor jurado fijará un precio determinado por el número de palabras a traducir.

Por ello, lo ideal es que solicites un presupuesto previamente para conocer qué tarifa se puede aplicar al documento que necesitas traducir oficialmente. En nuestra web puedes solicitar un presupuesto sin compromiso o contactar con nosotros si tienes cualquier duda. Pincha aquí y te llevaremos directamente a nuestro formulario de contacto. También puedes solicitar información por teléfono en el 622 406 066.

 

¿Necesitas un traductor jurado urgente?

 

Si estás buscando un traductor jurado urgente contacta con itraductores ahora mismo y te daremos un presupuesto grátis, sin compromiso y con la máxima confidencialidad para tu traducción.

 

 

 

//
Alexia
¿Cómo puedo ayudarte?